Disparidad en experiencia parlamentaria en San Lázaro

Diputados

Precedidos de un pasado de claroscuros y, en muchos casos, más oscuros que claros, así como una precaria o nula experiencia parlamentaria que se antepuso a méritos y trayectoria, y que comienza a dar paso a una nueva generación contrastante de ascendencia y linaje de castas políticas, las 498 diputadas y diputados de la LXIII Legislatura federal tienen bajo su responsabilidad el futuro de leyes y constitucional de México.

Vistos ya como “exquisitos”, “santones”, “juniors”, “ladies”, “gentlemens” y hasta “diputados cachirules”, con un promedio de 40 años de edad, los incipientes parlamentaros del PRI, PAN, PRD, PVEM, Morena, Movimiento Ciudadano (MC), Nueva Alianza (Panal) y Partido Encuentro Social (PES), e Independiente buscan desde el pasado primero de septiembre trascender en la Cámara de Diputados.

El promedio de edad y la baja experiencia legislativa encuentran explicación en la gran cantidad de jóvenes insertados por los partidos políticos en sus candidaturas, con la finalidad de recuperar la credibilidad entre el electorado, por lo que a casi dos meses de iniciada la LXIII Legislatura, muchos de los noveles diputados aún pasean confundidos, inciertos, su fuero por el recinto, distantes de las llamadas “burbujas” parlamentarias.

Los más experimentados han optado por el auto encierro en las oficinas de sus bancadas, como es el caso de la fracción priísta, donde su coordinador, César Camacho Quiroz, empieza a sentir el peso de la presencia de compañeros con mayor experiencia parlamentaria.

En este caso se encuentra el diputado Jorge Carlos Ramírez Marín, quien fue secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en el Gobierno de Peña Nieto. También ha sido dos veces diputado local y dos ocasiones diputado federal, así como presidente de la Cámara de Diputados.

Otro legislador priísta de amplia experiencia es Jesús Enrique Jackson Ramírez -a punto de cumplir 70 años de edad-, quien nació el 24 de diciembre de 1945 en Los Mochis, Sinaloa. Estudió administración pública en la UNAM. Su vasto bagaje político y parlamentario opaca a muchos de los llamados “jefes” del primer círculo de su bancada.

Desbanca Virgilio a Jackson como el diputado más longevo

El diputado de Morena, Virgilio Dante Caballero Pedraza, es el parlamentario de mayor edad de la LXIII Legislatura, al andar en los 73 años cumplidos. Es profesor normalista de profesión, maestro en ciencias de la comunicación, antropólogo y periodista. Ha sido investigador y luchador social, y esta es su primera incursión en el trabajo parlamentario.

En contraste, y procedente de Chiapas y estudiante del séptimo semestre de comunicación, Guillermo Rafael Santiago, también por Morena, es a sus 22 años uno de los diputados federales más jóvenes de la LXIII Legislatura.

Jesús Zambrano Grijalva, nació en Sonora y tiene 62 años de edad. Cuenta con una vasta experiencia parlamentaria y es diputado del PRD por la vía de la Representación Proporcional, presidente de la Mesa Directiva y licenciado en sociología, con estudios de la carrera técnica físico matemáticas, en la Universidad de Sonora. Fue militante de la guerrilla y preso político. Ha sido diputado federal por el PRD en LVI Legislatura.

Con experiencia en el servicio público están los ex. Ahí están el excoordinador de Comunicación Social de Presidencia de la República y ahora cabeza de la lánguida diputación sinaloense, David López, con Mariana Benítez Tiburcio, exsubprocuradora de la PGR, Bárbara Botello Santibáñez, exalcaldesa de León, Maricela Etcheverry, expresidenta del DIF en el miso municipio, Esthela Ponce Beltrán, exalcaldesa de La Paz, Baja California Sur, y Álvaro Ibarra, exsecretario de Gobierno de Nuevo León, entre otros.

En la Mesa de Decanos de la Cámara Baja, como ya es tradición se elige a los legisladores de mayor experiencia, como son en esta ocasión la diputada del PRI, María Esther Scherman, y su compañero de bancada Francisco Javier Santillán, del Partido Verde (PVEM), Jesús Ricardo Canavati; y del PAN, Cecilia Romero Castillo.

Por lo que toca a los diputados más jóvenes de la LXIII Legislatura, todavía, como niños con zapatos nuevos, tratan de justificar su presencia y salir del anonimato, con improvisados “enlaces de prensa”, inundando la sala de prensa del recinto legislativo y los escritorios de cientos de boletines “intrascendentes” para el ojo especializado y el interés periodístico de los profesionales de la comunicación.

Sin embargo, el pasado es tan turbulento o cuestionable en algunos casos, ya sean jóvenes o viejos, que la falta de currículums ha retrasado la elaboración del directorio parlamentario de la LXIII Legislatura, pues muchos de los diputadas y diputados no tienen su currículum ni en internet y algunos lo mantienen incompleto o con diversos candados que impiden el acceso a la información completa de su perfil.

¿“Crónica de castas…”?

Entre toda esta mezcla parlamentaria, además de la falta de meritos legislativos de muchos, resalta el surgimiento de una nueva “casta” política de legisladores, herederos de reconocidos apellidos de sus padres, madres, tíos o parientes que les han antecedido en los quehaceres de San Lázaro.

Así, hoy vemos emerger en el recinto legislativo de la Cámara de Diputados la “sangre nueva” de los Beltrones, Herrera, los Del Mazo, los Pichardo Pagaza, los Díaz, Gamboa, los Godoy, los Montiel, los Millán, los Anaya, los Aguirre, los Alanís, los Agundiz, entre otros tantos más, con rostros nuevos, frescos, cortes modernos, cabello engomado, vestimentas in…, pero nada más.

Entre ellos, se ubica a la joven Sylvana Beltrones Sánchez, (hija de Manlio), y diputada de Representación Proporcional, por Sonora, a su compañera de bancada, Ana María Godoy, diputada de Mayoría Relativa por Coahuila.

También están Carolina Monroy Del Mazo, diputada priísta de Mayoría Relativa por el Estado de México, Alfredo Del Mazo Maza, también diputado de Mayoría Relativa mexiquense, Pablo Gamboa Miner, de Mayoría por Yucatán, y José Ignacio Pichardo Lechuga, de Mayoría Relativa, por el Estado de México.

En el PVEM está Javier Herrera Borunda, hijo de Fidel Herrera Beltrán, hecho legislador por la vía plurinominal por el Estado de Veracruz, Ariadna Montiel Reyes, de Mayoría Relativa, sin partido, Tomás Roberto Montoya Díaz, primogénito de la senadora Cristina Díaz, y diputado plurinominal por Nuevo León.

Rosa Elena Millán Bueno, es diputada priísta de Mayoría Relativa por Sinaloa, Andrés Aguirre Romero, cenopista mexiquense de 43 años de edad, Verónica Agundiz Estrada, panista de Mayoría Relativa por Guanajuato, con 48 años de edad, Claudia Edith Anaya Mota, priísta de Mayoría Relativa por Zacatecas, y Alfredo Anaya Orozco, priísta de Mayoría Relativa por Michoacán, entre otros.

Numeralia real en la Cámara de Diputados

En la composición formal de la Cámara de Diputados, según su portal institucional actualizado, la fracción mayoritaria del PRI, que en la anterior legislatura llegó a sumar 239 diputados, luego de las elecciones del pasado siete de junio, quedó solo con 203 diputadas y diputados, de los cuales 156 son de Mayoría Relativa y 47 de Representación Proporcional.

Dentro de las ocho fuerzas políticas representadas en la LXII Legislatura le siguen en el orden, el PAN, con 108 legisladores, de los cuales 55 son de Mayoría Relativa y 53 Plurinominales. El gran perdedor, el PRD, con un total de 60 diputados (33 de Mayoría y 27 de Representación) gracias a que se le sumaron seis legisladores del desparecido PT.

Enseguida quedaron el Partido Verde Ecologista, con 46 diputados (28 de Mayoría y 18 de Representación Proporcional), Morena, 35 (14 y 21), Movimiento Ciudadano, 25 (10 y 15), Nueva Alianza, 11 (uno y 10), Encuentro Social, con ocho diputados (cero de Mayoría y ocho de Representación), así como el diputado independiente de Mayoría Relativa, Manuel Jesús Clouthier Carrillo, por Sinaloa.

Los tres diputados faltantes, para completar la lista de 500 parlamentarios de San Lázaro, se explican con la detención el 21 de agosto de 2015 del diputado federal electo del PRI, David Sánchez Guevara, acusado de desviar una cantidad millonaria de recursos durante su gestión como alcalde de Naucalpan, Estado de México.

El otro diputado ausente es el del caso correspondiente al Distrito 1 de Aguascalientes, donde se anuló la elección, por lo que el legislador plurinominal correspondiente, se habría de designar de acuerdo al resultado de la elección extraordinaria referida.

En cuanto a paridad de género, la Cámara de Diputados registró un avance histórico, con el PRI a la vanguardia, al alcanzar 40.6 por ciento en su fracción de presencia femenina, PAN, 21.6, PRD, 12 por ciento, PVEM, 9.2, Morena, siete, MC, cinco, NA dos, PES, 1.6, SP, 0.2, e Independiente 0.2.

La verdadera “guerra” parlamentaria aún no inicia

Los beneficios o costos de esta conformación cámara, se verán una vez que lleguen al seno de las comisiones y reuniones plenarias las discusiones sobre la segunda etapa de las reformas estructurales impulsadas por el Gobierno federal, entre las que se encuentran las enmiendas postergadas en materia de Salud, la reforma del campo, agua, y seguridad pública.

De acuerdo a los analistas, el PRI tendrá que recurrir a las bancadas de Nueva Alianza o el PES para alcanzar la mayoría simple en la mayoría de las votaciones. También necesitará del PAN, para alcanzar mayoría calificada en reformas constitucionales. Incluso podría echar mano del candidato independiente, “que podría propiciar que se presenten votaciones unánimes o con amplios márgenes de triunfo”.

Algunos expertos reconocen que “de lograr la mayoría simple con la ayuda de sus aliados, el PRI estaría en condiciones de sacar adelante muchas de las iniciativas del Ejecutivo federal en el último tramo del sexenio”.

Para obtener la mayoría calificada (las dos terceras partes de los diputados), requerida para reformas constitucionales o algunos nombramientos de servidores públicos, la bancada tricolor tendrá que contar con el apoyo del PAN, dado que son pocos los legisladores perredistas.

“En el caso de reformas que requieren una mayoría calificada se favorecerían las alianzas con varias fuerzas políticas. En esta legislatura el PRI podría aliarse con el PAN o con el PRD, dependiendo del tema específico para lograr aprobar una reforma, ahora se le va a complicar un poquito más”.

En este escenario, los llamados “santones” por su amplia experiencia política y parlamentaria, serán determinantes en la dirección o rumbo que tomen las próximas leyes a aprobar por la actual legislatura.

Y aquí marcarán su trascendencia los tres protagonistas principales del pasado Pacto por México también presentes en la LXIII Legislatura: César Camacho Quiroz, Gustavo Madero Muñoz y Jesús Zambrano.

El  Sol  de  Mexico