Quinientas mil mujeres y niñas fueron abusadas sexualmente en lo que va de 2015: Inmujeres

Quinientas mil mujeres y niñas fueron abusadas sexualmente en lo que va de 2015: Inmujeres

Quinientas mil mujeres y niñas han sido violadas o abusadas sexualmente en nuestro país en lo que va de 2015, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).
Se trata de más de 1500 al día;  en el 84 por ciento de los casos el agresor es la propia pareja…
“Las estadísticas relacionadas con violencia contra las mujeres han sido subestimadas, porque del hecho a la denuncia y de ésta a la impartición de justicia hay un largo y aterrador trecho que recorrer”, dijo a Crónica Marcela Eternod, Secretaria Ejecutiva del Instituto.
Conforme a los números de la dependencia -basados en las últimas encuestas nacionales sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, y de Ocupación y Empleo—, las víctimas este año ascienden a 498 mil 624: 418 mil 220 violadas por sus parejas:
“Cuando los esposos, novios o compañeros obligan a una mujer a tener relaciones sexuales que en ese momento ella no desea, la están violentando”, señaló la funcionaria.
En 80 mil 404 historias están involucrados otros atacantes, “como los padres, hermanos, suegros, tíos, cuñados, jefes o compañeros de trabajo, vecinos, maestros o directores de escuela, policías y desconocidos”.
Los abusos de este tipo se han incrementado un 8 por ciento en relación a 2011, cuando se contabilizaron alrededor de 460 mil casos.
Menos del cinco por ciento de las agredidas denuncian ante el ministerio público: en 2015 tan sólo se han presentado de manera formal 21 mil 805 denuncias…
“No denuncian porque no confían en recibir ayuda, eso lo captamos en las encuestas que hacemos: preguntamos por qué no lo hacen y las respuestas son: porque no sé a quién acudir, porque pienso que se recrudecerá la violencia en mi contra, porque en el ministerio público me han revictimizado, porque es muy costoso acceder a la justicia, porque nadie puede ayudarme a mejorar mi situación”, refirió Eternod, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el cual marca el arranque de 16 días de activismo a favor del tema.
Según Inmujeres, de entre las 418 mil 220 violadas por sus parejas, 370 mil 376 están casadas o viven -o han vivido- en unión libre, mientras que 47 mil 844 son solteras.
Un dato recurrente en las Encuestas Nacionales sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares levantadas por INEGI e Inmujeres y otros estudios del Instituto es que una de cada dos mujeres ha sufrido violencia por parte de su pareja: el 47 por ciento refiere al menos un incidente de violencia a lo largo de su relación sentimental.
“Las mujeres sufren violencia emocional, económica, física y sexual por parte de su propia pareja, de la persona con la cual decidieron compartir su vida y conviven a diario”, detalló la Secretaria Ejecutiva.
ASESINADAS Y MADRES ADOLESCENTES.  Además de las violaciones o abusos sexuales, otros de los tópicos que más preocupan a Inmujeres es el de homicidios y embarazos entre adolescentes…
“Las autoridades están confundiendo los feminicidios con homicidios, no se hacen protocolos de investigación para un feminicidio, cuando lo que está ocurriendo es que las están matando o agrediendo por ser eso: mujeres. Es dramático que en la mayoría de los casos el agresor ejecuta el asesinato con las manos: asfixia, ahorca, mata a golpes, acuchilla con armas punzocortantes”, describió Eternod Aramburu.
Y apuntó: “Resulta absurdo que en las clasificaciones nacionales se metan todos los delitos contra mujeres en una bolsa donde se mezclan y es imposible separarlos. Aunque haya un feminicidio debemos saber quién lo hizo, cómo lo hizo, cuándo y por qué, y todos los homicidios deben ser investigados con ese protocolo; ya si se descarta, no perdimos nada”.
En torno a los embarazos a temprana edad, Inmujeres tiene registrados 13 mil casos al año de niñas menores de 16 años que se convierten en madres. Se han documentado expedientes de mamás de 9, 10 y 11 años…
“Es claro que tenemos que redoblar esfuerzos para que la violencia no se naturalice, porque quien empieza humillando, luego golpea, agrede sexualmente y termina por asesinar. La violencia va escalando y tiene que ver con la impunidad para los agresores, y con un componente de vergüenza que casi siempre recae en la víctima: se siente culpable de lo que pasa cuando no lo es”.

La  Cronica